Ser ciudadanos


Anhelo ServirTiempo de elecciones, sinónimo de cambios, transformaciones  ¿Cómo saber cuándo una decisión es la correcta?.  Es simple, hay que preguntarse si en ese cambio la sociedad entera se verá beneficiada o sólo aquellos que sirvan al modelo propuesto.

Dentro de los diferentes roles que debemos cumplimentar está el de ser ciudadanos, esto implica darnos cuenta que somos una pieza fundamental dentro del sistema social.   ¿Por qué?  Porque así como quien trabaja en relación de dependencia le debe rendir cuentas a un patrón, de la misma manera si llevamos esto a la nación,  quienes nos representan o aspiran hacerlo, son nuestros empleados y deben rendirnos cuenta de sus actos.  Suela raro pero es así.  

Pero para que estos empleados realicen correctamente sus funciones es necesario que nosotros tratemos de ser lo más coherentes y maduros posibles.

Quien se precie de ser un buen ciudadano debe primeramente respetar las reglas y normas establecidas por la ley, no manejarse por sus gustos ni disgustos.  De esta forma tendrá autoridad para exigir lo mismo a quienes trabajan para él.

Debe ocuparse de que los que asumen cargos públicos cumplan con eficacia sus funciones, o sea, lo representen, teniendo como lema de acción el bien común, para que ningún intereses personal esté por encima del bien de todos.

Hoy asistimos a constantes actos de violencia, injusticia, desnutrición, falta de respeto y esto no es sólo responsabilidad de quienes dirigen el país sino de cada uno de nosotros que como ciudadanos no estamos llevando a cabo nuestra tarea.

Un ciudadanos es un ser activo, que camina, habla, come, trabaja, buscando siempre una armonía social;  teniendo en mente no permitir más actos violentos,  injustos o deshonestos, vengan éstos de sí mismo, de su vecino o del presidente de la nación.

Un ciudadano exige a sus mandatarios que vuelvan a insertar en la sociedad a aquellas personas que duermen en la intemperie.  Seres que no viven así por elección o porque son borrachos, sino porque carecen de lo más básico para alcanzar la dignidad humana: trabajo, techo y educación.

Un ciudadano pide protección, no descuidando jamás la salud física, emocional y mental de niños y ancianos.

Hace muchos años, caminando por la avenida Rivadavia con una amigo, cerca de las once de la noche,  vimos a muchas familias esperando que sacaran la basura de una famosa casa de comida.  Lo que otros desechaban iba a ser su alimento.  Esa imagen tan terrible, que se repite aun hoy, me desbastó.  Estas y otras situaciones me llevaron a querer de alguna manera compensar lo que otros con poder, dinero y recursos elijen no realizar.   Por la desidia y el egoísmo de muchos han surgido las Red de madres contra el paco y por la vida,  la Asociación madres del dolor, Apaer y miles de fundaciones que trabajan para restablecer el orden extraviado.

No es tiempo de tirar culpas ni de hacer surgir rencores, es momento de accionar todos juntos en pos del Bien y la Unidad de nuestra hermosa Nación.  Pero no basta con convocar a la “Unidad nacional” si carecemos de la capacidad de aceptar formas de pensar diferentes.

En este nuevo amanecer social, yo pido a mis  gobernantes que meAnhelo Servir escuchen, que respeten mis opiniones aunque no sean las suyas, que no tomen lo que nos diferencia como obstáculos en nuestra comunicación sino como la posibilidad de una mirada distinta.  Les ofrezco humildemente mi acción cotidiana en aras de la construcción de un país basado en el respeto, el diálogo, la concordia, la repartición equitativa de las ganancias y los derechos;  así como de las obligaciones.

Quiero, necesito, anhelo que todos crezcamos, que dejemos definitivamente atrás nuestra eterna adolescencia social  para sumir las responsabilidades que nos competen.  Este presente conflictivo nos atañe a todos.  No basta con decir, debemos hacer, por eso el Maestro Confucio expresó “El tipo más elevado de hombre es el que obra antes de hablar y profesa lo que practica.”

Quien quiera representarnos debe conocer bien cuál es su tarea, saber el lugar que “momentáneamente”  el pueblo ha decido otorgarle y hacerse cargo y cumplir sus responsabilidades.

Ser ciudadano es definitiva es tener una participación activa en el acontecer histórico, sabiendo que el “poder” esta siempre en nuestras manos aunque quienes nos dirijan crean lo contrario.   Maria Silvina Mazzei

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s