El niño que habita en tí


Aquí estamos otra vez juntos  para iniciar ese camino propuesto el martes pasado.   Y qué mejor que hacerlo desde la niñez, ese tiempo que de una forma u otra tanto nos ha marcado.

Padres-e-hijosLa idea no es hablar sobre el ayer, ni  quedarnos detenidos en viejos recuerdos, es simplemente pensar ¿qué aspectos de ese niño permanecen aún vivos en nosotros? Porque aunque creamos que de esa parte ya no queda nada, nuestros simientes se fundaron en ese tiempo y siguen vigentes.

De más está decir que como adultos disimulamos muy bien cualquier forma aniñada de actuar, la incorporación de la inteligencia nos ha transformado en seres hábiles para el ocultamiento, pero hoy los invito a mirarnos y aceptar que en nuestro fuero interno ese niño que hacia berrinches y tenía caprichos o el callado y temeroso aún sigue vivito y coleando.  Y no es cuestión de hacer que desaparezca sino de descubrir cómo se presenta en nuestro días.

Pero más allá de ese análisis lo más importante para mí es que podamos recordar  ese tiempo en el que teníamos la capacidad de asombrarnos, de divertirnos con las cosas más pequeñas e insignificantes, donde la aventura, la curiosidad, el juego en equipo y las tardes con amigos lo eran todo.

Porque para envejecer con sabiduría es imprescindible que dejemos que resurjan esos instantes donde la alegría formaba parte de nuestros días, en que las pequeñas cosas despertaban sonrisas, donde la inofensividad, la pureza nos acompañaban mucho más seguido que ahora.  Créanme que aunque no nos acordemos eso éramos antes de elegir caratular nuestra vida como dolorosa, fracasada o poco satisfactoria.

Cuando sólo guardamos los momentos tristes, no es porque los lindos no existieron sino porque quizás nadie nos enseñó a mirar las cosas desde un lugar diferente y juntamente uno de mis propósitos en la vida es trabaja para que los seres se reencuentren con los más pristino que alguna vez habito en ellos, eso que estoy segura aún vibra, aunque sea levemente, en un recodo de su corazón.

Les voy  a dar unas pistas, como cuando jugaba a descubrir misterios leyendo Agatha Christie, para que reflexionen:

Si anhelas ser una mejor persona, si no te das por vencido aunque sientas que tus fuerzas flaquean, si la amistad y la familia son pilares fundamentales en tu vida;  podemos decir que ya estas transitando como adulto una vida diferente.

Si confías en las personas aún sabiendo que los «malos» existen, si te conmovés viendo un amanecer o el rosto de un niño (no solo el tuyo), si crees en alguna persona porque con su ejemplo te recuerda los antiguos héroes a los que admirabas, si te permitis bailar, rezar, llorar y emocionar sin que la vergüenza te lo impida, te aseguro que estas por un buen camino.

¿Y qué pasa si no te pasa nada de eso?  No te pongas mal, no te angusties ni preocupes, es que a veces caemos en conos de sombras y no podemos ver con claridad absolutamente nada.  Confia en lo que te digo: el niño o niña amoroso, puro y feliz aún está en vos aunque las circunstancias dolorosas o los enojos no te lo permiten ver.  Hace el esfuerzo de encontrarlo.

¿Sabes por qué sé que está en vos?  Porque todo ser que nace traer consigo un pedacito de cielo y esto que te digo no es una fantasía es una realidad doctrinaria. Vos también trajiste esa porción al encarnar, vos sos un alma, hoy quizás atrapada dentro de una personalidad que se muestra como brava, depresiva, compleja o difícil de llevar.  Tu tarea entonces es trascender ese cascarón que no te permite ver lo que realmente sos, ponerte en contacto con esa parte niña que guarda seguramente tu corazón y empezar a construir nuevos pensamientos que se coloreen de esa energía  de vida, esperanza y cambio!

Como yapa quiero agregar este hermoso tema cuya letra me parece maravillosa y muy inspiradora:

Acá estoy para consultas, dudas o lo que necesiten.   Nos reencontraremos el próximo martes para profundizar más en todos estos temas.  Gracias por estar!!

2 Respuestas a “El niño que habita en tí

  1. Hermosisimo!!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s