Transitando la adultez


Por fin llegamos a esta etapa.  Tiempo de posibilidades y cambios que no dependen ya de nuestros padres o mayores, sino que son plenamente nuestros si elegimos hacernos cargo de ellos.

Anímate-a-superar-obstáculos-a-diarioTransitamos hacia la adultez por un largo camino de obstáculos, en la mayoría de los casos puestos por nosotros mismos, basados en deseos insatisfechos, pensamientos fantasía o caprichos.

Es que de niños o adolescentes creemos tener la verdad y la respuesta para todo, por esa razón han sido necesarias tantas caídas y golpes a las que debemos estar agradecidos, pues nos permitieron forjar y pulir lo que hoy somos.

Ser adulto no es un producto acabado, es como una obra en construcción que a medida que avanza va generando nuevos proyectos, donde cada parte realizada viene acompañada de otras metas por realizar.

Tampoco es un lugar al que tengamos que llegar para estancarnos, no depende de ciclos cumplidos ni de calendarios.

Es vivir el hoy sin ansiedades o por lo menos siendo conscientes de que las tenemos.  Es caminar mirando adelante y girar atrás sólo para rever conductas y evitar cometer los mismos errores y si los cometemos no hacer a nadie más que a nosotros mismos responsables.

Es considerar cada obligación como la posibilidad kármica de cumplir con lo que hemos designado para esta vida.

Es lograr ser feliz por la sencilla razón de estar vivos, de poder aprender cada díaimages (3) y  elegir qué camino seguir. Es creer, no importa las circunstancias que debamos atravesar, que “nadie carga una cruz más pesada de lo que puede soportar”.

Es no perder la conciencia de lo que pasa a nuestro alrededor, saber que aún atravesando el peor de los momentos podemos hacer algo por alguien y alguien está haciendo por nosotros.  Es agradecer no sólo por lo que recibo sino también por todo lo que me sucede y estoy incapacitado de ver.

Es entender que puedo tener un mal día, una mala semana pero que no hay mal que dure cien años y si lo hace es porque yo lo permito.

Es contar con todas las herramientas cosechadas para utilizarlas en un crecimiento que nos acerque más a nosotros sin alejarnos de los demás.

Mi humilde consejo:

No quieran vivir en otro tiempo o espacio distinto al que están, este es un principio de coherencia que les permitirá recobrar la salud física, emocional y mental.

Vivan el hoy con lo que han construido, confíen en sus fuerzas, subsanen sus faltas y heridas, sigan adelante.

Amense por sobre todo, sabiendo que poseen sombras pero también el firme propósito de encender una luz para que estas desaparezcan.

Como decían nuestras abuelas “No hay mal que por bien no venga”, todo pasa por y para algo.   Aceptar estas verdades doctrinarias nos acercará cada vez más a la tan anhelada felicidad.

2 Respuestas a “Transitando la adultez

  1. Hermoso silvina!!hermosamente bello como tu persona!!me emocione hasta las lagrimas!!Graaaciaas.!!!abrazo inmenso.
    Alicia .

  2. Muchas gracias Alicia! Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s