Encendiendo la luz del servicio


La luz del servicioCuando hace unos años comencé con este blog escribí un post describiendo lo que para mí eran las 10 claves para ser un servidor.  Lo hice porque considero que todo hombre, que así lo decida, puede transformarse en un ser de servicio tanto para sí mismo como para los demás.

Mis pensamientos, especialmente en este tema, siempre han estado inspirados por las palabras de un Maestro Tibetano llamado Djwal Khul, que entre otras cosas me enseñó:

“Hoy el mundo está llegando firmemente a comprender que ningún hombre vive para sí mismo y que sólo cuando el amor, del que tanto se ha escrito y hablado, se exterioriza como servicio, el hombre puede estar a la altura de su capacidad innata.

…Servir implica sacrificar tiempo, todo aquello que nos interesa y las propias ideas; requiere de un trabajo excesivamente arduo, porque necesita un esfuerzo deliberado, sabiduría consciente y habilidad para trabajar sin apego”

Suena duro, pero no lo es tanto.  Lo que sucede es que servir o ser útil nos obliga a salir de la zona de confort en la que acostumbramos estar, implica además replantearnos conceptos aprendidos y básicamente darle a otros un lugar importante en nuestra vida.

Hacer algo por alguien, sea física, emocional, mental o espiritualmente, es altamente beneficioso porque nos aleja de nuestro centro (ombligo) para llevarnos a la periferia y una vez que eso sucede no volvemos a ser los mismos que partimos.  Todo contacto de una u otra manera nos modifica, en ese intercambio nos vamos gestando y conociendo realmente.

Encender la luz en el corazón y en la cabeza disipa cada oscuridad de la que hasta ayer éramos prisioneros.  Es como decidirse a limpiar ese cuarto al que hace años no entramos porque posee demasiados recuerdos del pasado.   En analogía, no es posible hacer servicio si primero no limpiamos nuestros lastres.  Para ayudar debemos habernos ayudado, para ir en pos del bien debemos sacarnos los pesos innecesarios que obnubilan nuestra mente.

En la misa de su asunción el Papa Francisco expresó “El verdadero poder del Papa es el servicio“.   Esas palabras que nos regaló encierran una verdad tan profunda como reveladora.

Mientras una parte de los hombres lucha y mata por tener poder y para ello utiliza el dinero y el dominio en todas sus formas,  él nos enseña que el verdadero Poder reside en elegir ser partícipes y constructores  de la Unidad de todos los seres, del Bien común y de la Voluntad puesta al “servicio” de la Fraternidad.

4 Respuestas a “Encendiendo la luz del servicio

  1. muy claro tu escrito y verdadero. Si todos dejaramos de mirar nuestro centro seriamos muchos mas los servidores.
    .

  2. Gracias, gracias, gracias por ser una servidora.Todos tenemos la capacidad de servir, algunos latente y otros desarrollada.
    “Recordad que para ayudar a la humanidad el pensamiento debe convertirse en acción” – Krishnamurti –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s