Vivir en conflicto


Quién esté libre de conflictos que arroje la primera piedra, obviamente nadie lo haría, pero es fundamental entender que una cosa es pasar por una dificultad y otra acostumbrarnos a que forme parte permanentemente de nuestra existencia.

ConflictosConvengamos que hay personas que no saben vivir en paz o con felicidad ni permiten que otros lo hagan, se la pasan malogrando los buenos momentos con pleitos y discusiones.

Si tuviéramos que describirlos diríamos que no hablan, monologan; no escuchan, interpretan; no caminan a nuestro lado, siempre están un paso adelante creyendo saber cómo debemos comportarnos; no dan su opinión, la imponen;  no quieren resolver, sólo les interesa que todo sea a su manera.

A eso tenemos que sumarle que vivimos en tiempos complejos, donde las comunicaciones han alcanzado un nivel inimaginable, pero quizás por esa facilidad de estar conectados con todos, no lo estamos realmente con nadie.

Por un lado el individuo invadido por sus emociones y por otro el mundo, o sea, esos mismas personas con sus distintas naturalezas, buscando pertenecer y en muchos casos perdiéndose a sí mismos tras ese objetivo.

Todo esto nos lleva a reflexionar sobre cómo es que nosotros lidiamos con los conflictos.  ¿Son la consecuencia de no hacernos cargo de lo que nos corresponde? ¿Hace años que estamos sumergidos en ellos y se han vuelto una forma de vida? ¿Los buscamos porque así sentimos que estamos vivos?

Es cierto que la vida (léase nosotros, quienes nos rodean, las circunstancias) nos presenta interrogantes, problemas a resolver, encrucijadas a develar y de eso se trata la existencia.  Los obstáculos no están para impedirnos seguir sino para que podamos descubrir los poderes latentes que habitan en cada uno de nosotros.

Es mentirosa la paz que dice alcanzar aquel que se aleja de todo y de todos.  Las Hombre-solodesarmonías internas permanecen a pesar de las distancias que pongamos con aquello que elegimos catalogar como el nudo del problema. Resolvemos cuando aceptamos que en nosotros está el conflicto y la solución, que es nuestra actitud ante las cosas la que debe cambiar y no las cosas en sí mismas.

Parece complicado pero es más sencillo y productivo que vivir echando culpas.

Si no quiero vivir en el conflicto debo trabajar primero en no generarlo yo con mis falsas necesidades, mis caprichos, mis demandas constantes.  Si quiero caminar en paz debo aceptar que los demás tienen el derecho de decir, sentir y pensar lo que les plazca, porque al igual que yo poseen sus propios principios y razones para ello.

Hay que ser muy valientes para admitir que nos hemos acostumbrado a vivir generando conflictos y, por el bien de quienes nos rodean, pedir ayuda profesional para no destruir sus vidas ni perder la gran posibilidad kármica que tenemos de modificar las propias.

Esto continuará…

2 Respuestas a “Vivir en conflicto

  1. siempre tan clara con tus ideas y pensamientos muchas gracias por compartirlos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s