¿Qué principios nos guían?


En el post anterior les conté que había principios que inspiran mi vida y trato de llevar adelante para forjar el camino de mis ideales.  Los aprendí en Plenitud, trabajo en desarrollarlos y los observo en quienes me rodean, especialmente en aquellas personas que dirigen o tienen como objetivo dirigir mi amado país.

Ponerse en el lugar del otro - tomado a bromaEl primero y fundamental es el Amor por sobre el Odio: Es muy importante determinar cuál de estos dos estados anidan en nuestros pensamientos y dirigen nuestros actos. El amor es una energía que atrae, vincula, nos hace Uno. Hoy usamos el término empatía, que es más que comprender lo que el otro siente, es ponerse en su lugar pero no sólo con la mente sino con el corazón activo.   El odio endurece los corazones, llena nuestra boca de insultos y abre brechas enormes entre familias, conciudadanos y amigos.

Si un político no puede bajar del palco, de su coche último modelo, de un helicóptero o salir de su esfera para tomar contacto directo con el pueblo, escuchando tanto las alabanzas como los reclamos, a mí no me representa.  Y no estoy equivocada en mis ideas cuando veo a líderes como el Papa Francisco o el Dalai Lama siempre prestos a relacionarse a través del amor con las personas para aprender de ellas, brindarles cariño y esperanzas.

Cooperación por sobre el individualismo y Complementación por Cooperaciónsobre la competencia. Dos principios que marcan el desarrollo evolutivo de un ser.  Quienes han quedado presos de su yo egoísta, viviendo detrás del falso poder que da el dinero, el prestigio, la fama o la obsecuencia terminarán desgastados por la competencia, la envidia y aunque no lo admitan jamás: la soledad. Pero aquellos que se decidan a probar el dulce sabor de la cooperación; que elijan vivir un constante dar y recibir, conocerán la complementación y a partir de hacerlo no querrán dejar de sentir ese agradable estado.

Cuando cada político comprenda que estos preceptos de los que hablo deben ser los faros que guíen primero su vida personal y luego su rol social, tomarán conciencia del verdadero valor de su función y se convertirán en servidores de su país y de toda la humanidad.   En palabras del Maestro DK: 

“Del deber cumplido esmeradamente, surgirán esos deberes mayores que llamamos trabajo mundial;  de llevar la carga de la responsabilidad de la familia se fortalecerán nuestros hombros y nos permitirán soportar las del grupo mayor”

“Hoy el mundo está llegando firmemente a comprender que ningún hombre vive para sí mismo y que sólo cuando el amor, sobre el cual se ha escrito y hablado tanto, se exterioriza como servicio, el hombre puede estar a la altura de su capacidad innata”.

Debo preguntarme: ¿Qué móvil guía mi vida: el amor o el odio? ¿Conozco el espíritu de la colaboración? ¿Lo practico en algún ámbito? ¿Tengo alguna idea de cómo complementarme con otros?

Y luego observar estas preguntas en las acciones de nuestros dirigentes políticos, directivos y maestros de las escuelas de nuestros hijos, funcionarios públicos, etc.

Aprendamos a actuar con rectitud.  Tomemos el compromiso de trasmitir con nuestro ejemplo cada uno de estos principios si queremos que algún día sean una realidad social.   Y exijamos como ciudadanos a quienes nos dirigen esas mismas conductas.

*La semana que viene veremos los que faltan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s