El poder de creer


Esta reflexión comenzó cuando una amiga subió este vídeo a facebook, me pareció tan genial y me ayudó tanto que decidí escribir algo sobre él.  Copie acá el enlace,  espero que lo puedan ver sin problemas.

Las historias infantiles tienen esa maravillosa capacidad de recordarnos cosas que ya de adultos deberíamos saber o tener más en cuenta.  En este pequeño fragmento de una charla entre un discípulo y su maestro se esconden palabras de gran sabiduría.

Maestro 1Hace poco cuando lo vi estaba saliendo de un momento de mucha tensión en mi vida y recuerdo como me conmocionó hasta las lágrimas la frase “Mi viejo amigo, el panda jamás afrontará su destino ni tampoco tu el tuyo hasta que no abandones la ilusión del control“.

Cuán cierto es esto! En los momentos más difíciles, esos que no vienen de acuerdo a nuestras expectativas, deseos o necesidades, instantáneamente dejamos de confiar y queremos retomar el control de las circunstancias como si eso fuera posible.  Como si ese falso control pudiera evitar el miedo, el dolor o la incertidumbre que nos envuelven y ponen a la deriva. Como si realmente supiéremos lo que es mejor para nosotros.

Abandonar la ilusión del control, implica dejar por un momento de mirar hacia afuera, de querer dirigir todo y a todos.  Quedarnos quietos, en silencio, permitir que se escape un suspiro, una lágrima o muchas de ellas y parar los pensamientos para escuchar nuestra verdadera voz, la del corazón, que es la única que emite sonidos que nos guían de manera certera.

Volver a nuestro eje parece una utopía pero es lo único que debemos tratar de alcanzar para no perdernos más.  Y no es buscando el control de las cosas o acontecimientos sino refugiándonos en nuestro interior, en ese rico mundo que habita dentro de nuestro ser, que ha crecido gracias a los momentos de paz, de unión con nosotros mismos, no importa cuántos han sido, sino que alguna vez los hayamos podido experimentar.

El Maestro le da la clave “lo que necesitas es creer, prométeme que creerás… Debes creer

Y si me preguntan ¿creer en qué o en quién?  Respondería: En mí, en mis Maestro 2fuerzas,  en que ésta es una nueva posibilidad de demostrarme cuánto viento adverso puedo soportar, cuánto mar embravecido.   Cuánto poder de aceptación tengo para seguir adelante a pesar de que las probabilidades no estén a mi favor.  Cuánta capacidad de vislumbrar más allá de lo que mis ojos puedan ver.  Cuánta confianza real en esa vieja máxima que dice “Todo lo que le sucede al hombre es para su bien”, aunque ese bien no sea lo que mis deseos o pensamientos esperan.

la clave: Creer que Soy más de lo que veo y Puedo más de lo que elijo creer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s