Quien …


Lao Tse

Las enseñanzas de Hombres sabios como Lao Tse tienen la particularidad de expresar en frases sencillas y accesibles las verdades más impresionantes. Esas que llevadas a la práctica pueden enderezar el rumbo de nuestra vida porque nos ponen en sintonía con La Verdad, que está encerrada en los conceptos más simples del corazón de cada religión, de cada filosofía.

Y esas palabras no sólo le pueden hacer bien a quienes tienen fe en ellas sino a todos aquellos que necesitan encontrar una lógica para actuar.

Fíjense cuando dice “Quien se alza de puntillas, no se yergue firmemente“, si reflexionamos sobre esta acción cotidiana podremos comprender que nadie que no tenga pensamientos y decisiones firmes podrá estar bien parado, tener un eje.  ¿Y por qué sería importante tenerlo? Porque cada vez que no nos definimos, cada vez que variamos conductas y palabras según nos convenga, no sólo nos confundimos sino que llevamos a la confusión a todos los que nos rodean, especialmente a nuestros hijos y también a quienes tenemos a cargo (Por ejemplo: empleados).

Aclaro que firmeza no es sinónimo de obstinación.  La firmeza esta basada en una mente reflexiva y flexible.  La obstinación tiene como base la soberbia, el capricho y la irreflexión.

Y esto se relaciona con la frase que sigue “Quien se apresura no llega lejos” porque el impulso, la ansiedad sólo generan pérdida de energía y descontrol. Recuerdan el famoso “Vísteme despacio que estoy apurado”, pues esa es una clave para la vida y para cualquier empresa importante que anhelemos llevar adelante.

Querer brillar y autodefinirse para que otros nos vean o conozcan es el primer signo de no tener una identidad.  Cuando hablamos de nosotros lo hacemos desde los aspectos más finitos de nuestra personalidad, por eso como dicen todos las Maestros “mejor que hablar es hacer”, “Que nos conozcan por nuestras obras”.  Porque cuando uno actúa con el alma emite la verdadera Luz, que es invisible para los ojos físicos pero absolutamente real y perceptible para los corazones.

Es aprendiendo a tener poder sobre nuestros defectos, vicios y bajezas como logramos alcanzar el verdadero Poder y no sometiendo a otros a nuestros deseos y caprichos.

Es cumpliendo con todas la obligaciones que se nos presenten pero con la mente puesta en acciones que nos trasciendan, que vayan más allá y generen un efecto multiplicador que ayude al mundo a reconquistar el amor, la unidad y la paz perdidas.

Y como digo siempre es desprendiéndonos de lo “mio” y trabajando en el “nosotros”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s