Nuestro estado dependiente


mamá y bebeDesde niños dependemos de algo o de alguien para subsistir.  Sin la mamadera y la mano de ese mayor que nos la daba hubiéramos muerto. Sin sus cuidados y protección, enfermado. Sin sus caricias y mimos, careceríamos de la vitalidad y autoestima para enfrentar las circunstancias. Cuando estas condiciones básicas no se dan nos encontramos con seres, que si no han podido sobreponerse, andan penando o guerreando por la vida.  Lo que no recibieron están carentes de darlo.

Pero ¿qué pasa cuando, perpetuándome en el tiempo, aspiro a que esa dación sea eterna, negándome a tomar las riendas, esperando siempre que un otro me indique el camino y, obviamente, se haga responsable de mis equivocaciones?

Sucede que transformo mi pasar por esta tierra en algo vano y algún día me iré de este mundo llevándome las mismas cosas pendientes que traje más las que he sumado.

Tantas Energías y Conciencias activas puestas al servicio del hombre para que este pueda conocer su esencia, develar sus capacidades, sus poderes latentes, arrojadas al tacho de la basura sólo porque depender, aparentemente, exige menos esfuerzo. ¿Nadie conciencia cuánto dolor provoca esa decisión?

Depender de alguienDepender de una mirada, una aprobación, un ascenso, un premio, un aplauso. De que nos dediquen tiempo, de ser escuchados.  Tantas energías perdidas, tanto tiempo de vida desperdiciado.

La clave siempre está en elegir. Para salir de este laberinto debo elegir depender sólo de mí, dejando de esperar la ración diaria que me dan o me niegan otros y empezando a conseguirla por mí mismo.

Pero eso sólo no es suficiente.  Porque haciendo esto me puedo volver el ser más egoísta del planeta.  El camino a seguir es… no pedir, mejor dar. Si necesito reconocimiento busco alguien a quien dárselo y en ese momento no sólo lo ayudo en su autoestima sino que trabajo en mi humildad.  Si estoy decaído no me encierro en la autoconmiseración salgo a dar una sonrisa o una palabra de aliento a quien seguro está peor. Si necesito que me llamen porque me siento solo dejo de esperar y llamo yo.

Vivimos pidiendo libertad y no nos damos cuenta que somos nosotros los que fabricamos las cadenas.  Una mente libre no deja que sus deseos la atrapen, no permite que la desesperación la obnubile ni el miedo la comande.  No porque no los tenga sino porque aprende a verlos venir y no dejar que hagan nido en ella.

Fue lindo ser cuidado y amado, pero ya es tiempo de retribuir. Y si nunca recibiste eso, quizás sea tiempo de juntar tus fuerzas y demostrarte que tu calidad humana es superior a quienes te tuvieron y que estás más capacitado para dar de lo que ellos lo estuvieron.

Les aseguro por vivencia y convicción que nada supera el cuidar y amar Libertaden libertad.  El levantarse cada mañana sabiendo que puedo ser útil.

Enseñemos a nuestros niños desde pequeños con mucho amor y paciencia a hacerse cargo de sus vidas, a ser responsables de sus acciones, a no esperar todo del afuera.  De esta forma estaremos fortaleciendo su carácter e impidiendo que la droga, la delincuencia, el abuso o la falta del sentido de vivir gobiernen sus existencias.

 

 

 

4 Respuestas a “Nuestro estado dependiente

  1. Silvina que lindo tu blog, me encantó! y un gusto conocerte 🙂

  2. Hermoso concepto, entregar justamente lo que solicitamos, “dar en vez de pedir”.
    Lo que voy afianzando cada vez más es el concepto de que cediendo a los deseos voy perdiendo libertad.
    Ofrecerme y enderezarme, 2 patrones de conducta a seguir, 2 tareas titánicas para quienes caminamos a tientas por la ignorancia.
    Gracias por tus palabras. Eres un candelabro en la noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s