La mirada luminosa


bebe-bonito1Hace mucho aprendí que “los ojos son las ventanas del alma”  pero en ese tiempo no entendí de qué me hablaban.  Hoy puedo decir que la vida me permitió experimentar en varias oportunidades el valor de esa enseñanza.

Años atrás, mientras viajaba en un taxi hasta el centro para buscar unos libros y luego volver rápido a tomar una clase en Plenitud, el coche se paró en un semáforo y una mujer con dos hijos, uno de ellos en brazos se acercó pidiendo dinero.

Busqué en la billetera e inclinándome hacia el lado del conductor le di la plata. Ella me lo agradeció pero de pronto, lo que más me impactó y es el día de hoy que aún me conmueve, fueron los ojos del pequeño que estaba parado frente a mi ventanilla.  Él me miró y a través de sus ojos pude entrar en su mundo interno pleno de agradecimiento.  Era físicamente un niño pero les aseguro que su mirada tenía una profundidad y sabiduría inexplicable.

Comprobé entonces que en una mirada podemos descubrir el mundo interno de los seres, que a través de ella brotan las penas, los enojos, la paz o la indiferencia. Que los rostros pueden engañarnos, mostrándose felices sin serlo o armónicos sin estarlo pero jamás la mirada formará parte de ese autoengaño.  Porque no se necesita llorar para demostrar que uno está triste, ni gritar para que otros se enteren que estamos enojados.

Agradezco cada “oportunidad” que la vida me otorga de aprender y crecer y a los seres que me rodean por enseñarme tanto.   Agradezco también tener la vista para experimentar este mundo y todas sus expresiones.

Fíjense, por ejemplo, lo que dijo Leonardo da Vinci:

“El ojo, que es la ventana del alma, es el órgano principal por el que el entendimiento puede tener la más completa y magnífica visión de las infinitas obras de la naturaleza.  ¿No vemos acaso que el ojo abarca la belleza de todo el universo…?”

A través de nuestros ojos podemos descubrir el alma.  Te propongo hacer un ejercicio:

923342_662485830444172_1871704093_nPrimero vos con vos, porque nadie puede descubrir lo más pristino en otro si no lo puede hallar en si mismo.

Quizás es momento de que te tomes un tiempo, te pares frente al espejo y descubras mirándote a los ojos ¿cómo estás?  Cuida de no fijar la mirada, no estar tenso, no busques la imagen perfecta, no empieces a contar las arrugas, ni te critiques, sólo vincúlate con quien sos internamente.

Si te desconoces o te pones a llorar no te asustes, no pasa nada malo, simplemente hace tiempo que no te conectas con vos y ahora que decidiste hacerlo tu verdadero Ser se conmueve.

2 Respuestas a “La mirada luminosa

  1. si..un dia me detuve frente al espejo..cosa que no hacia a menudo y vi mi mirada..encontre el vacio interno que llevaba,,,supe que debia buscar ayuda,,y asi me pude reencontrar un dia con esos ojos negros que reian…
    lloraban,,expresaban.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s