El Maestro dijo…


Menos-preocupacion“El descuido en el cultivo del carácter, la falta de profundidad en el estudio, la incompetencia para avanzar en la dirección del deber, la imposibilidad de corregir mis imperfecciones… todo esto es la causa de mi mayor preocupación” Confucio

Cada una de estas frases es una máxima para pensar.  La sociedad hoy sufre de todos esos males y lo peor… no se ve muy preocupada en solucionarlos.

Con respecto al carácter podemos decir que lo hemos reblandecido. ¿Cómo nos damos cuenta? Porque las personas, en su gran mayoría, están siempre muy predispuestas al enojo cuando alguien les marca algún aspecto de la conducta que no quieren ver o aceptar. Porque muchos antes de pasar por una situación a la que eligen tildar de “difícil” toman medicamentos (sin prescripción) o se drogan creyendo que esa es la única forma en que podrán soportar lo que les sucede.   Porque hay un rechazo a crecer, a enfrentar, a trabajar en sí mismos y a establecer metas internas.

Hoy existe un avance tecnológico vertiginoso pero una carencia total dekids-and-technology conocimiento profundo del ser.  Menos tiempos para estar solos, menos momentos especiales para dialogar con los nuestros y en el polo opuesto horas desmedidas con la televisión metida en los hogares impidiendo que las familias conciencien que no comparten nada íntimo, personal.  Más los celulares y computadoras interfiriendo los vínculos reales que se van desbastando.

Decimos hablar y escucharnos pero no es más que interferencia que nos impide meditar acerca de nuestro accionar;  si estamos o no cumpliendo con los deberes familiares, cívicos o sociales;   si nos hemos equivocado o pasado por alto algo importante que le sucede a la gente que decimos amar.

Confucio estaba muy atento a que eso que lo preocupaba no llegase a convertirse en actos.  Lo enseñó hace 2500 años y es como silo hubiera dicho ayer.

El gran paso que debemos dar es reconocer, como él lo hizo, que esto nos pasa, que se nos va de las manos e intentar que no se termine convirtiendo en algo natural en nuestra vida.

  1. Carácter no es mandar, gritar o imponer.
  2. Deber nos es sinónimo de estrés, obligación o aburrimiento.
  3. Imperfección no implica culpa ni castigo.

Cada una de estas palabras es una clave y encierra en sí misma todo el potencial que el hombre posee para despertar: Un hombre de carácter es alguien digno,que es guiado por el deber y conciencia sus imperfecciones para trabajar en ellas hasta el último de sus días.

2 Respuestas a “El Maestro dijo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s