Respuestas en el silencio


Leyendo facebook encontré la siguiente frase junto a preguntas de si eso que decía sería cierto, entonces me puse a reflexionar y así nació este escrito.

Silencio

Desde mi punto de vista las respuestas que surgen en los momentos de silencio son las más importantes, las verdaderas, esas que nada ni nadie puede justificar, ocultar o transformar.

En estos tiempos que corren muchas son las personas que escapan al silencio porque le temen, a otras les pesa o simplemente no es un estado que les agrade tener.  ¿Cómo lo evitan? Hay distintas formas:  saltando de pareja en pareja; trabajando día y noche en forma desenfrenada; pasando sus días con conocidos o no tanto;  generando salidas que impidan detenerse a pensar; ocupándose desmesuradamente del cuerpo y sus imperfecciones.  Como verán los mecanismos que se usan son muchos y variados, pero en todos se quiere alcanzar el mismo objetivo: “estar solos lo menos posible”.

Lo que sucede es que el silencio es asociado a la soledad y ésta, para muchos, es sinónimo de fracaso, pérdida, sueños no realizados, esperanzas truncas y por eso le escapan por los caminos antes mencionados. Gran cantidad de seres derrochan sus vidas en superfluas relaciones o actividades innecesarias creyendo que así el impacto será menor. Pero no lo es.

la_huella_del_silencio3Sólo cuando nos alejamos de los ruidos externos y nos quedamos con nosotros mismos en silencio surge esa verdad que puede doler o alegrar pero que anhela ser escuchada.

Mi experiencia con el silencio se profundizó gracias a la meditación.  Allí aprendí a ir paso a paso, primero con música de fondo, luego repitiendo mantram, después dándole un lugar a las preguntas internas y dejando que en silencio surjan las respuestas.

Un día, que recuerdo como si fuera hoy, estaba en casa, hiperactiva, con la televisión prendida sólo como fiel acompañante ruidoso, con mil cosas por hacer y todas a medio empezar … de golpe me frené, apague todo, me senté en mi sillón sin sonidos, con los ojos cerrados y me pregunté:  ¿qué te pasa?.  En ese instante vi en mi mente eso de lo que huía y me acuerdo que lloré. Después una gran calma me embargó, como si en medio de la tempestad hubiera divisado un puerto y allí me quedé, dándome cuenta que no era tan terrible lo que me pasaba y sabiendo que ahora que lo veía, iba a poder manejarlo.

Ese silencio me liberó de las presiones emocionales que sin registrarlo me ataban y no me dejaban respirar.

Conclusión: en el silencio y la quietud de la mente están las respuestas dadas por el alma, que sólo puede percibirlas aquel en cuya intención está encontrarlas.

Una técnica muy eficaz es: antes de dormir y eligiendo por un momento el silencio como compañía, hacer un recorrido mental del día, “agradecernos” lo aprendido y proponernos firmemente mejorar lo errado.  No irnos a dormir sin, al menos, tener un mínimo contacto con quien realmente somos.  Esa simple acción repetida a lo largo de los días generará un hábito saludable y cuando eso suceda les aseguro que necesitarán más que ese pequeño instante para estar compenetrados en sí mismos.

 

 

2 Respuestas a “Respuestas en el silencio

  1. Qué hermosas reflexiones sobre el silencio, Silvina. Qué educativo y sencillo el método para empezar a comunicarnos con el silencio y escuchar sus sabias respuestas. Es cierto que nos dañamos encerrándonos en un laberinto de emociones negativas. A veces siendo indiferente con nuestros conflictos o problemas, intentando alejarlos de nuestra mente y huyendo con las formas que nombraste y otras estando solos como el celular, el televisor, la computadora, etc. Otras veces de la manera opuesta que es no dejando ir de nuestra mente los conflictos o problemas, pasando todo el tiempo torturándonos y empantanándonos en ese lodo venenoso para las emociones, sin tomar la distancia justa para mirar con objetividad y panorama y para minimizar el ruido ensordecedor del conflicto.
    Me hiciste acordar lo que una vez me dijeron y me sirvió mucho: “Los temas trascendentes se resuelven en silencio y acompañado de uno mismo. Ej.: si vamos a casarnos y tenemos la duda de la decisión correcta, la respuesta no la encontraremos en la tribuna popular del estadio de fútbol durante un partido entre los rivales clásicos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s