¿Qué cara traes hoy?


Varias caras¿Con qué cara has elegido salir en este nuevo día? ¿Recuerdas cuál tenías cuando te despertaste? ¿Podes definir que sentías apenas abriste los ojos? Si la podes identificar ¿sabes hace cuánto que llevas esa misma expresión? Por lo general ¿te acompaña todo el día o por momentos se modifica? ¿A  qué se debe el cambio?

Todas estas preguntas tienen la intención de que reflexiones sobre cómo encaras tus jornadas, cómo es tu despertar. Traes la alegre, la predispuesta a que la vida te sorprenda o no te abandona nunca la quejosa, la molesta, la irritable, la angustiada…. Comúnmente quienes no están conformes con sus vidas o específicamente con el día que tienen por delante, muestran su mejor cara de insatisfacción cuando el reloj les recuerda que todo está por comenzar.

Si bien sabemos que nadie es responsable de nuestras elecciones, digamos que muy a menudo olvidamos esto y hacemos que otros padezcan nuestra cuota de mal humor o frustración diaria.

Es cierto también que muchos seres se han mal acostumbrado y ponen una cara al mundo que, lejos de ser la real, es la que les sirve para que todos crean que está todo bien y así nadie intente ayudarlos.

Otro error frecuente que cometemos es para hacer el cambio buscar el “momento propicio”, por ejemplo decimos “comienzo el lunes”,  lo que demuestra que todavía no entendimos que cuando la decisión está tomada no es necesario esperar nada, la acción sigue al pensamiento en forma automática y eso marca una coherencia.

Cada inicio viene acompañado de una energía que nos invita a mejorar lo realizado, a buscar otros caminos.

Empezar el día con buena cara no es algo fortuito ni tiene que ver con el azar, esDespertar consecuencia de lo que hemos hecho antes, por eso es fundamental modificar toda acción o decisión que nos este enojando o deprimiendo.  Sé que no es posible no ir al trabajo por más que este nos ponga mal, pero existe una opción y es no dejar que las horas laborables inunden todo nuestro día.  La actitud ante la vida es una herramienta muy preciada con la que contamos, con ella podemos, más allá de lo que tengamos que vivir, elegir cómo hacerlo.

Nuestra cara se ilumina siempre que encontramos para realizar un proyecto personal (como trabajar en algún vicio o defecto), laboral o familiar en el que depositar una cuota de creatividad que haga que nuestro mundo se vea beneficiado con esa energía distinta que se emite por el solo hecho de no permitir que las circunstancias nos aplasten.

“No combatir con el infortunio por adelantado” es otra clave para vivir paso a paso únicamente lo que nos sucede en el momento en que pasa, ni antes (por ansiedad y temor) ni después (dándole vida a cada rato en el recuerdo).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s