Dos proverbios inspiradores


“Antes de juzgar a una persona camina 3 lunas en sus zapatos”

empatiaLos proverbios son geniales porque nos ponen “en vereda” como decía mi tía o nos brindan esas lecciones tan claras y concretas que no podemos mirar para otro lado una vez que las escuchamos.  Y fíjense que siempre sirven para educarnos en aspectos de la conducta que tenemos algo descarriados.

Elegí dos, el primero que puse nos lleva a tomar conciencia sobre la liviandad con la que comúnmente juzgamos la conducta de otros, de la nada, sólo observando parcialmente sacamos conclusiones espectaculares, definimos procedimientos y hasta a veces emitimos veredictos.

Nunca pensamos que los zapatos del otro cargan una vida plena de sucesos llevados adelante con mayor o menor satisfacción;  estados emocionales comprendidos o no; prisiones mentales;  mucho guardado para procesar;  interrogantes – vacíos – soledad; compañías impuestas o elegidas.  Que ese otro posee características distintas a las nuestras, prioridades, valores, esquemas, principios que desconocemos.  Junto a vivencias que quizás lo han marcado.

causa consecuencia

Por eso dice “camina 3 lunas”, no unos días sino muchos, al menos 21 dentro de su piel, porque para entenderlo debemos ser él o ella, no nosotros.  He visto hace poco una película donde una madre y una hija adolescente que pelean todo el día, de manera misteriosa, intercambian sus cuerpos y deben vivir la vida de la otra por un tiempo, en definitiva sólo así logran entenderse.

Es tal el peso en la huella de cada ser humano, tanto lo que carga que difícilmente alguien consciente querría ponerse en ese lugar.

Cuánta soberbia manifestamos cuando creemos tener la certeza de lo que el otro debe realizar; cuán alejados de la realidad estamos al analizar su vida desde nuestro ombligo, desde nuestra vivencia, desde lo poco o mucho que hemos logrado aprender.  Por eso siempre lo mejor es callar y dejar que el tiempo le muestre a ese ser, a través de la alegría o del dolor, las consecuencias de sus decisiones, así como lo hace con nosotros.

quino_crisis_mundial

Y para aquellos que se pasan la vida buscando sobresalir en las formas, en los roles, en los puestos, pisando una y otra vez cabezas para llegar a la cima o tomando el poder en sus manos les recomiendo este otro proverbio:

“Una vez terminando el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja”

Cuánta verdad!!!

En el tiempo final no habrá palabras que alcancen para justificar nuestras acciones equivocadas, ni llantos que compensen el dolor causado a otros, ni arrepentimientos que mitiguen cada paso errado.

Peón y rey, por igual,  deberán rendir cuenta a sí mismos.

Seremos sólo nosotros con nuestra conciencia haciéndonos cargo y seguramente lamentando haber tenido un tiempo precioso de vida que en vez de destinar a aprender, a crecer junto a otros y valorar lo esencial, perdimos detrás de cosas superficiales, valores perecederos, posiciones y poderes ficticios, quejas injustificadas que de nada nos servirán en el viaje de vuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s