Mis acciones…


Este es un conocimiento milenario que recibí y quiero compartir con ustedes.

Lobo-negro-y-blanco-5_1280x720“Mi acción es mi propiedad.

Mi acción es mi herencia.

Mi acción es la matriz que me nutre.

Mi acción es mi deudo,

Mi acción es mi refugio”

Reflexionemos sobre esto:

Todo lo que hago es mi propiedad.  Allí entran a jugar un papel importante nuestras acciones cuya responsabilidad caerá exclusivamente sobre nosotros.  Y aquí no se vale decir, como hacíamos cuando éramos pequeños, “yo actué así porque ella o porque él o porque las circunstancias”.  Ya crecidos sabemos que al elegir actuar de una u otra manera nos hacemos merecedores de lo que eso acarree.  Obviamente que no podemos dejar fuera la “intención”, que vendría a ser la esencia, la verdad, eso que sólo nosotros sabemos y hace que una acción correcta pero realizada por fines ocultos egoístas no tenga ningún valor.

Es mi herencia porque lo que logre cosechar en bien o mal, de forma justa o injusta, acumulando o derrochando será lo que al final marque mi destino, mi derrotero kármico.

Bebe

Es la matriz que me nutre.  Este es un aspecto muy interesante para meditar porque puede darnos la clave de lo que llevamos dentro y está vivificando o pudriendo nuestro interior.  Cuando de mí salen pensamientos o voces desenfrenadas, exigencias, maltrato, sonidos pre juiciosos es porque estoy intoxicado de emociones destructivas que me llevan a accionar y a generar un destino de dolor y de compensación futura.  Todo lo que sale y destruye deberá luego reconstruirse.  Nadie que desbasta el mundo, a un ser o a sí mismo, por más pequeño que sea su acto,  queda impune de enmendarlo.

Es mi deudo al que permaneceré unido hasta que logre trascender la vida misma.

abrazateEs mi refugio, porque no hay nada más maravilloso en la vida que terminar el día con la sensación de haber cumplido con nuestro deber, de haber entregado el alma en la tarea que se nos encomienda o presenta.

Esto nutre nuestro tiempo de vigilia y también de sueño.

Encontrar refugio, como enseño el Buda, a través de un pensamiento recto, una acción recta, conectados con nosotros mismos, es tener el poder de enfrentar cualquier tempestad emocional porque nadie mejor que nosotros será capaz de dirigir el timón de nuestra vida.

abrazate-a-ti-mismo

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s