El cambio


“El cambio es la naturaleza esencial del universo”  I Ching

Estatua¿Por qué será entonces que los hombres buscamos que todo esté estático? ¿Por qué en la vida rutinaria nos sentimos más cómodos? ¿Qué hace que el cambio nos asuste o bloquee? Cuando debería ser todo lo contrario porque la vida es cambio, la vida es movimiento.  Quizás es esa poca fe que depositamos en nosotros creyéndonos incapaces de acompañar ese fluir y de vivir experiencias nuevas, volviéndonos temerosos de no poder afrontarlas.

A lo largo de mi  trayectoria como psicóloga he visto muchas veces a personas que antes de transitar por una situación “que ellos tildaban de traumática” se auto medicaban pues creían que esa era la única forma de pasarla.   Mientras otros ni siquiera consideraban dicha posibilidad, intentando negarla o ignorarla.

aventureroVer en el cambio algo positivo, hasta desafiante y aventurarnos a seguir adelante para descubrir qué pasa es la conducta que asume todo ser que confía en sí mismo.  Y esto no implica que se crea imbatible, ni super poderoso, simplemente que “intente” dar lo mejor, sabiendo que las equivocaciones que cometa son parte de ese accionar.

El universo nos enseña mucho sobre relaciones humanas, nos muestra la complementación, el valor de ocupar espacios propios manteniendo una relación energética de armonía con otros.  Allí se producen cambios constantes porque la energía que lo mueve, que nos mueve, es dinámica y va en busca de la realización, de la expresión de todo ser vivo que lo habite.

vibracion

El universo al igual que el hombre es, en un aspecto, infinito y es nuestra tarea explorarlo y explorarnos para conocer y activar todas las capacidades que permanecen latentes.

Si miráramos al hombre con la misma admiración, deleite y curiosidad con la que observamos los cielos cuantas cosas cambiarían;   si buscáramos descubrir en nosotros y en nuestros semejantes ese mundo maravilloso que creemos que en cielo habita, nuestra postura sería otra, nos abriríamos y dejaríamos que el movimiento que late en esa Vida nos impulsara.

Dejemos entonces de buscar seguridades, de anquilosar relaciones, de adormecer nuestra mente y bailemos al son de los acontecimientos aprendiendo a ver en cada nueva situación un desafío y la posibilidad de demostramos lo capaces que somos de afrontar y resolver con creatividad lo que se presenta.

Ante las vivencias felices o adversas tengamos en claro que ambas, al igual que el devenir de la naturaleza, son pasajeras, nada en este mundo manifiesto es eterno y, no importa cuánto hagamos por mantenerlas o alejarlas de nosotros,  jamás lo será.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s