Hay días muy especiales


… donde un encuentro, unas palabras despiertan emociones y hasta certezas que reviven el alma.

cat0158-hacia-el-encuentro3

Y eso solo sucede cuando estamos en compañía de otros porque, si bien la soledad creativa nos permite experimentar la Paz del Espíritu, es el encuentro sincero de mentes y corazones el que nos colma, dejándonos ese dulce sabor de la entrega.

En un mundo tan individualista una simple charla de amigas puede pasar para muchos desapercibida, pero no para aquel que ha aprendido a descifrar los rostros,  detenerse en las miradas y hasta llegar a sentir la corriente energética de fraternidad que brota en el ambiente.

Que “los seres nos importen“, no por cómo se visten, ni por cual auto conduzcan o porque nos pueden dar algo, sino por ellos mismos, digamos que es un requisito del que muchos seres hoy están carentes.

Pero para quienes lo viven, el poder dialogar y que en ese intercambio se expresen ideas constructivas, se despierten sueños dormidos o se produzcan reencuentros con viejos propósitos perdidos, la jornada termina de un modo distinto.

Nada iguala la felicidad que se siente al haber utilizado con sabiduría las horas del día.

Muchos considerarán provechoso el tiempo en el que alcanzaron algo material o en el que grandes posibilidades económicas o laborales  se abrieron,  y no está mal que así sea, pero lo cierto es que si esa misma noche la parca decide llevarlos nada de lo que en ese tiempo “valioso” hicieron podrá acompañarlos.

Poder descansar después de un día agitado no es lo mismo que hacerlo después de una jornada en la que al menos en algún momento nos detuvimos para concienciar que hay otros a los que  un gesto o una simple mirada puede significarles un reencuentro con la Vida.

Jung

La Vida nos permite tener a cada paso esa “química” pero para ello la clave, difícil de llevar a la práctica pero absolutamente mágica, es no perdernos en la materialidad, ni dejar que momentos esenciales pasen de largo. 

Transformarse y transformar es la elección de aquel que anhela llevar en su viaje final lo más valioso: el contacto con su esencia y la de quienes lo rodean. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s