La disciplina como meta


Madre teresa

Que tremendo debe ser vivir en un hogar sin disciplina, pienso así quizás porque fui educada en un tiempo donde existían horarios para hacer las cosas, donde había que cumplir con las obligaciones para luego disfrutar de los derechos.

Y todo marchaba bien porque, en todo adulto y especialmente en  los niños, la vida necesita tener un ritmo, que va marcando un orden de prioridades y ayuda a planificar el día con las circunstancias que se presentan.

¿Cómo hará la gente que se crió sin ella, sin límites, sin que se le enseñara sobre prioridades? ¿Sin que alguien les advirtiera sobre el barranco al que nos arrojan todos los excesos y descontroles?

¿Qué le deparará la vida a un niño que desconoce lo que es levantarse temprano para ir a cumplir con sus obligaciones escolares o que al volver no tiene a nadie que le enseñe el valor de colaborar en la casa recogiendo sus juguetes una vez que termina de usarlos?

taller-olatz-julio-20121

La rutina, que tan mala fama tiene en estos momentos, aniquila a todo ser que no sabe hallar en la disciplina una base de lanzamiento para su realización.

Cuando hablo de ser disciplinado lejos estoy de referirme al “hacer siempre lo mismo”.  La disciplina es una actitud ante la vida que viene acompañada de un buen manejo del tiempo.  Y este es un tema muy importante.  Porque cuando no somos disciplinados malgastamos muchas horas de nuestro día dando vueltas o esperando que las “ganas de hacer” se presenten mágicamente o nos tomen por sorpresa.

La disciplina debe ser nuestra amiga, dice la Madre Teresa, porque al encausar la existencia dentro de un orden (no rígido y esquemático sino flexible pero constante) podremos buscar soluciones y resolver lo que nos sucede.

La-clave-de-un-relatoCada uno de acuerdo a su naturaleza tenderá a realizarla fácilmente o con esfuerzo, lo fundamental es instalarla en el día a día. Y esto no corre solamente para quienes tienen actividades concretas sino también para las personas que están jubiladas, los que no trabajan e incluso niños pequeños pues son los que más la necesitan.

Levantarse a un horario, tener obligaciones impuestas por nosotros o por el mundo familiar o laboral nos permite estar en acción, tener metas, salir de la monotonía y la inercia que provoca el no sentirnos útiles para nada y para nadie.

Poner en orden nuestra agenda diaria + buscar espacios de disfrute dentro de ella + hacer de cada instante un tiempo de crecimiento y de vínculos sinceros 

= Ser Feliz

Solo con disciplina podemos cumplir con los anhelos más profundos de nuestro corazón porque aún en los planos invisibles e ininteligibles es necesario un orden que nos evite caer en el caos del sinsentido, del desánimo y la desesperación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s