La extrema pobreza


Este tema lo he elegido con el fin de reflexionar sobre nuestra participación personal y ciudadana fomentando o no este flagelo que azota a la humanidad desde distintos frentes.

image00267

La pobreza provoca hoy la muerte de gran cantidad de seres por desnutrición, fundamentalmente niños, mientras otros tantos no poseen las condiciones mínimas y necesarias para tener una existencia digna.

El origen de esto: la desproporcionada distribución que inclina la balanza siempre hacia un mismo lado, dejando al otro carente de todo.

Es tarea imperiosa de la humanidad el revertir esta falta de valores en la que nos hemos acostumbrado a vivir.  Aprendiendo nosotros y enseñando a nuestros niños a compartir.  Esta es una asignatura pendiente.

Todo lo que elegimos acumular por inseguridad, deseo o costumbre, se lo estamos restando a otros.  

Nos habituamos a no entregar desde el afecto hasta la ropa que ya no nos entra; guardando “por si a acaso” cosas que a la larga se vencen, se pudren o se oxidan o bajo el falso pensamiento: “no sea cosa que alguna vez las necesite”.

image010317

El acto de dar beneficia no sólo a aquel que recibe, también libera a quien lo realiza de las cadenas que esos objetos generan.  Cuando nos esforzamos por hacer esto siempre salimos fortalecidos.

No debería  haber pobreza en la tierra pues todo lo que existe en ella, si no es arrebatado y falsamente poseído por unos pocos, alcanza para todos.

En mi casa cuando era pequeña, más de una vez escaseo el alimento.  De esto me enteré de grande porque, por un  lado mis padres distribuían la comida para que ni a mi hermana ni a mi  nos faltase, pero por otro un hermoso ser llamado Sarita, nuestra vecina, parecía saber cuando eso sucedía pues se aparecía con su propia comida diciendo que le había sobrado.

Mi intención es que entre todos podamos revivir esos valores solidarios:

¿Cómo? No tirando la comida, sino dándola a quienes más la necesiten.   No atesorando ropa al punto que explote nuestro ropero, mientras muchas personas no tienen qué ponerse.   No dilapidando ni acumulando tiempo, dinero o energías.

72639_10200722929419717_1017932648_n

Por pequeño que sea el gesto que realicemos marcaremos un rumbo que nos llevará a sentirnos útiles, nos ayudará a “viajar por la vida” más livianos y fundamentalmente tendremos la certeza de colaborar activamente y a conciencia para que las energías sigan su curso sin que nosotros las obstaculicemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s