Una mente en paz


Cuanto nos cuenta encaminar los pensamientos.  Estos nos asaltan por sorpresa todo el tiempo y nos impiden tener una serenidad, aunque sea transitoria, que tan bien nos vendría.

Pensamiento

Para quien se ha acostumbrado a analizarse, todo lo que ocurre en su vida termina pasando por ese tamiz.  Y para quien jamás lo ha hecho no podemos decir que posea paz sino que está en una estado de inercia muy peligroso.

El tema es encontrar el punto justo donde pensar no sea algo extraño ni nos torture todo el día.

Pero a lo que quiero llegar es a generar un estado de conciencia que lleve a vigilar los pensamientos para que no nos hagan cometer errores que lamentaremos.

Uno de ellos es creer conocer la razón del por qué las personas actúan de determinada forma, cuando en la mayoría de los casos ni siquiera sabemos por qué actuamos nosotros como lo hacemos.

JuzgarEste es un asunto delicado.  ¿Cómo empezar?  La manera que yo encontré, aunque cueste pues los pensamientos teñidos de gustos y disgustos direccionan bastante la existencia, es pensar que más allá de lo que el otro haga “yo no debo prejuzgar”.

Prejuzgar 

(es la palabra clave)

Cada vez que lo hacemos, si pensamos mal nos denigramos como seres  y si pensamos bien inevitablemente generamos expectativas que cuando el otro no cumple nos impulsan a atacarlo con artillería pesada.

El Budismo enseña un sendero, nos habla de tener Recto pensamiento” lo cual no llevará a emitir Rectas palabras” y a realizar Rectas acciones.   Si intentamos cumplir con esto nuestra mente alcanzará la paz.

monksteaching

Un recto pensamiento es siempre acompañado de una conciencia moral, que no permitirá que les hagamos a otros lo que no nos gustaría que nos hagan.

Que más allá de las conductas que observemos o padezcamos no torcerá nuestra línea de acción.

Que acallará los deseos egoístas para cumplir sólo con aquello que nos haga felices sin perjudicar a nadie.

Un recto pensamiento se hace cargo de la propia vida, no busca culpables sino responder con responsabilidad ante los errores cometidos para enmendarlos porque de eso se trata entrar en la madurez.

Para que nuestra mente este en paz nuestra conciencia debe estarlo. Y eso sucederá cuando las intenciones, más allá de lo que luego resulte, se orienten al Bien, al Amor y a la Unidad.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s