Archivo de la etiqueta: dignidad

Confucio: Ser justo

Frase confuciooo

Genial!!!!  En todos los tiempos los seres humanos hemos librado, aún sin saberlo, una de las batallas más difíciles: la de no permitir que el pensamiento masivo (no siempre correcto por más que sea numeroso) guie nuestras acciones.

Cometer errores por estar obnubilados no es un rasgo de cobardía sino de inmadurez y eso sucede cuando somos arrastrados por un mundo emocional desbordado o engañoso.  Pero el verdadero problema radica en saber lo que es justo pero elegir no hacerlo.

Las razones pueden ser muchas:

A veces se ponen en juego intereses personales que llevan a modelar nuestro pensamiento para «justificar» la inacción injustificable. Sigue leyendo

La dignidad como elección

liberarseQuiero dejar en este día fragmentos del libro «El hombre en busca del sentido» de Viktor Frankl.

Si bien esta obra literaria fue escrita en base a la experiencia de su autor en campos de concentración, todas y cada una de sus palabras nos sirven, a nosotros, ciudadanos libres de cárceles físicas pero muchas veces prisioneros de limitaciones mentales y emocionales o de circunstancias de vida.

A pesar de todo el dolor vivido, él logra rescatar, en esos terribles momentos una enseñanza clave para todo hombre que aspire no perder su humanidad.

Los dejo ahora con su relato:

«Como el prisionero era testigo habitual de escenas de brutalidad desorbitada, su impulso agresivo aumentaba sensiblemente.  Yo mismo notaba crisparse mis puños cuando la rabia se apoderaba de mí, aunque yacía hambriento y cansado. Sigue leyendo

Haciendo camino

interrogacionTodos nosotros nacemos con un propósito en la vida y descubrirlo es parte de la magia de vivir.

Es una mezcla de anhelos, valores, de capacidades y una dosis de realidad.  Ese propósito puede hacer que nos realicemos lejos del lugar donde crecimos, pero en la mayoría de los casos es ahí mismo, donde nuestras almas decidieron nacer.

Lo que puedo decirles por experiencia es que cuando uno lo va vislumbrando la vida comienza a tener un sentido y cuando se alcanza, la alegría se instala como dueña de nuestra existencia. Sigue leyendo