Archivo de la etiqueta: Madre Teresa

Trabaja en silencio

frases-para-el-exito-trabaja-duro

Trabajar por un objetivo, una meta o una aspiración es un motor fundamental en la existencia de todo ser.  No imagino cómo será la vida de aquel que nada espera, que se ha resignado a las situaciones que le tocan vivir o que carece de algo que lo motive para estar mejor mañana.

Esta frase me encantó porque, más allá de lo que cada uno considere como éxito, ella encierra una clave para tener en cuenta y es: realizarlo en silencio. Sigue leyendo

La disciplina como meta

Madre teresa

Que tremendo debe ser vivir en un hogar sin disciplina, pienso así quizás porque fui educada en un tiempo donde existían horarios para hacer las cosas, donde había que cumplir con las obligaciones para luego disfrutar de los derechos.

Y todo marchaba bien porque, en todo adulto y especialmente en  los niños, la vida necesita tener un ritmo, que va marcando un orden de prioridades y ayuda a planificar el día con las circunstancias que se presentan.

¿Cómo hará la gente que se crió sin ella, sin límites, sin que se le enseñara sobre prioridades? ¿Sin que alguien les advirtiera sobre el barranco al que nos arrojan todos los excesos y descontroles? Sigue leyendo

Tiempo de reflexión

nacer_de_nuevoLos tiempos previos a  las Pascuas Cristianas y posteriores a ellas son muy propicios, seamos o no de esa religión, para ensimismarnos y tener un tiempo de reflexión.

La muerte de Jesús, en su aspecto simbólico, marca no un final sino el inicio de una vida plena.  A los hombres entre otras cosas nos enseña que todos tenemos la posibilidad de crucificar nuestras debilidades, vicios, bajezas en pos de una vida mejor u que la “vida eterna” es sinónimo de mantener viva nuestra alma en todo su esplendor.

Confucio, Lao Tsé, la Madre Teresa de Calcuta, entre otros, han sido Seres que dedicaron su vida a enseñar distintos caminos para llegar al mismo lugar: al reencuentro con nosotros mismos, con nuestro ser interno. Sigue leyendo

La paz comienza…

La paz

Una sonrisa sincera, plena, nacida en lo más profundo del corazón, como la de la Madre Teresa, que expresa fe, esperanza en la vida, en nuestra vida.   Que resume la certeza de que jamás vamos a estar solos si aprendemos a convivir con nosotros mismos, dejando en la mente un espacio para otros. Sigue leyendo